Contactos con

 

   
 

CIBERSEXO & PORNOGRAFIA EN INTERNET. ¿Morbo o Erotismo?

 
El arquetipo y el “mito” como simbolismo de la verdad, con significados aplicados a su realidad, con significados puros, signos de nuestra apariencia histórico-social, evocados por poetas, captados por la lente de fotógrafos y acariciados con el pincel del pintor para ser admirados como puentes de lo concreto a lo abstracto, aboliendo las carencias y permitiendo la circulación de lo holístico a lo racional, de la creatividad a lo instrumental, cuidando los planteamientos de verdades falsas que perduran y trascienden en el tiempo como parte de la individualidad que constituyen la personalidad.

El individuo construye día a día su personalidad desde el seno materno con una dualidad entre cuerpo y mente con aprendizajes morales. Hasta hace algunos años de forma rígida dejando a un lado la parte emocional. Las nuevas generaciones han cambiado la rigidez por la complacencia y sobreprotección acercándolos a la tecnología; dando como resultado una realidad de incapacidad para el control de las emociones y la disminución en la “conducta moral”.

La filosofía explica las cosas, la poesía muestra la parte estética y la psicología a conjuntado la triada del ámbito intelectual, emocional y moral como parte de la prevención de conductas en las nuevas generaciones, echando mano de lo tradicional y las tecnologías de la información tanto para su estudio mediante la simulación de comportamientos humanos, como para establecer juicios y razonamientos que ayuden a las generaciones presentes y futuras a desarrollar la inteligencia emocional logrando detener los impulsos sexuales.

 


Recordar que el simple acto de haber “caído” en el fascinante mundo virtual, de los chats donde se crean controversias por este “entendimiento social” donde convergen los fenómenos sociales y culturales de la comunicación. Con extrañeza se ve, la inversión de tiempo en algo que muchos dicen no tener sustentos científicos; mas sin embargo es un fenómeno existente en una sociedad hambrienta de nuevas formas de relacionarse, sin crear lasos afectivos, “sin correr riesgos” como equivocadamente muchos le llaman.

En el 2009, ya analizaba “El impacto de Second life como herramienta tecnológica en la educación” como un espacio para estudiar las transformaciones de conductas donde el misticismo de un “AVATAR” y la realidad de su creador se ponen en manifiesto en este fascinante mudo muy parecido a “Alicia en el país de las maravillas” al introducirse en el espejo deformante, lo virtual, es solo una mirada parcial de un mundo de escenarios y estructuras, transformando entornos cotidianos en sensaciones espaciales que ponen en manifiesto las diferentes teorías sexuales de psicólogos, etnólogos, sociólogos, generando una verdadera transformación social donde se reorganizan. Esta reorganización se ha visto al paso de la historia, resaltada por una reorganización de preferencias en la propia cultura y cultivadas con las herramientas tecnológicas. 

El voyeurismo y el ojo humano forman parte de esta conducta que pasa de lo erótico a lo parafilico, la contemplación de la desnudez como medio para una excitación sexual, convirtiéndose Internet en un catalogo de mensajes pornográficos aceptados por la gran cantidad de nuestros “cibercontactos” por medio de hoax que día a día saturan las bandejas de entrada de los correos electrónicos, con los cuales momentáneamente reímos y reenviamos.

Dejando las metáforas a un lado, viendo la realidad cultural, histórico-geográfico, las decisiones y su regulación de acceso, preferencias y actividades “prohibidas” solo queda reflexionar en que la sexualidad a dejado de ser privada para pasar a pública, en un espacio liberador, un desahogo, con estimulaciones icónicas que simulan el comportamiento de una identidad de la reproducción cultural socio-tecnológica .

Las exigencias sociales nos hacen abordar un delicado tema que ha escandalizado muchos sectores de la sociedad y a otros, guardar un silencio de un intercambio de emociones que al paso del tiempo se ven transformadas en un oportunismo entre lo ocasional y lo profesional, echando mano de la tecnología, dejando a un lado las posturas eróticas reales con sus parejas para convertirse en un polo opuesto, la exhibición descarada de actos sexuales. El arte erótico o pornográfico, la picardía propia del mexicano y el atrevimiento, le dan frescura a sus obras.. 

El concepto de sexualidad al paso de la historia en México tiene un origen en los pueblos prehispánicos, muy diferente a la cultura heredada por los españoles. Enrique Vela editor de la revista Arqueología Mexicana, menciona “que va mas allá de lo reproductivo” , cumpliendo una función sociocultural y moral.

Esta creación de comunidades virtuales, interactivas, accediendo a comunidades virtuales, lugares en que se superan las relaciones sociales y es más fácil “enamorar y enamorarse”. Búrdalo (2000), afirma que la distancia física y temporal se acorta con esta rápida herramienta al mismo tiempo que genera un vínculo afectivo romántico y añade que el cierto peligro ante lo desconocido puede ser un aliciente. La creatividad en la forma de expresar las emociones y sentimientos es tan basta, interpretando de diversas maneras estos iconos.

Estas transformaciones socioculturales que se gestan en nuestros días son solo el resultado de conductas eróticas, liberadas y/o confundidas, desfogadas por jóvenes y adultos. Nuevos diagnósticos se realizan en los consultorios psicológicos, generando nuevos trastornos característicos de índole obsesivo.